Páginas vistas en total

martes, 5 de mayo de 2009

Entrelineas




-Para ti es mucho más fácil. Vivir sin dioses es como quedarse huérfano.
Tú solo te buscas las respuestas, en ti está hacer lo bueno o lo malo, te conviertes en tu propio referente y tu propio juez. No actúas en función del potencial castigo o recompensa sino según tu propia humanidad. OH si amigo mío, realmente vivir con un Dios que ejerce de padre toda la vida es mucho más cómodo.
Raúl miró a su amigo con perplejidad; no era la primera vez que tenían una conversación de este tipo, pero sí la primera que lo veía tan cabreado.
-Bueno- respondió Raúl- creo que ya hemos llegado a un momento en nuestro desarrollo humano en el que cada uno debería ser libre de elegir si prefiere o no vivir mediatizado por una religión sea la que sea.
-Ese es el problema –contestó Alfonso todavía enfadado-que la posibilidad de elegir surgiría del conocimiento, tanto de nuestros mecanismos humanos como de la propia evolución de las religiones a lo largo de los siglos. Pero las motivaciones fundamentales del apego a la religión suelen ser el desconocimiento y el miedo mezclado con esa necesidad de amor y cariño que todos tenemos y que tanto nos cuesta desarrollar de forma sana.
-Bueno amigo-replicó Raúl tratando de tranquilizar a su amigo al que percibía mas nervioso de lo habitual-¿Qué tal van las cosas con Rosa?
Alfonso dejó por unos minutos su mirada suspendida en el aire, buscando un inexistente punto en un imaginado infinito. Por fin suspiró profundamente y comenzó a hablar despacio,
_Digamos que me estoy acostumbrando a leer entre líneas, no es muy explícita en lo que a nuestra relación se refiere. Seguimos juntos, doy por supuesto que me sigue amando porque sino qué sentido tendría todo. Pero su hermetismo me exaspera a veces. Creo que tiene miedo al compromiso,
Supongo que verá amenazada su libertad. Pero una pareja necesita bases sólidas para crecer. Elegir un camino es algo que hacemos de forma habitual cada día a cada segundo. No se puede caminar con un pie en cada sendero, el peligro de traspiés se multiplica. Y es una pena porque yo la quiero de verdad. Pero su inseguridad me desmonta amigo.
- ¿Lo has hablado con ella?-Susurró Raúl intentando no romper el instante íntimo que compartía con su amigo.
-Digamos que lo he intentado mil veces, pero no es fácil la comunicación cuando una persona no quiere comunicarse. Sólo en contadas ocasiones hemos hablado íntimamente sin que medie ese muro invisible que mantiene cercados sus sentimientos, sinceramente no sé si es inseguridad, miedo, a veces hasta creo que es idiota o que lo somos los dos.
Sólo la siento realmente entregada a través del sexo y no siempre. Tal vez le pido demasiado. Creo que el sexo nos une de nuevo a la naturaleza, a nuestra propia naturaleza. Es una conexión con nuestra esencia. Por eso es tan importante y a la vez tan necesario, pero hemos convertido la sexualidad en un instrumento más de desarraigo. En otro bien de consumo, como las casas o los coches, hemos convertido la vida en un mercado de compra venta y andamos todos algo perdidos. Tal vez por eso las relaciones duren tan poco o sean tan superficiales.

(A propósito del tema de la tertulia Entrelineas 24 -04-2009)

1 comentario: