Páginas vistas en total

martes, 29 de marzo de 2016

FRANCISCO JAVIER MARTÍN FRANCO NOS RESEÑA SU NOVELA “EL COLLAR DE LA MEMORIA”

HOY NOS PRESENTA SU OBRA… Fco. Javier Martín Franco
1) Este cuestionario lo leerán muchas personas, algunas no te conocerán. Preséntate a tus nuevos lectores.
Nací en Granada en 1964, aunque vivo en Almuñécar, cuidad de origen de mi familia materna, desde 1978. Mi actividad literaria comienza con la publicación de la novela La muerte roja, la conjura de Sexi, en 2001, editada por el Ayuntamiento de Almuñécar dentro de las actividades que se organizaron para el Bimilenario de la fundación romana de la ciudad sexitana. Al año siguiente (2002), agotada la primera edición, sale una segunda edición revisada de la misma obra publicada por la Editorial Alhulia. En esos años y en los posteriores colaboré con los periódicos Granada Costa y El Faro de Motril; así como en la fundación de la revista Voces, Cuadernos de literatura (con trece números publicados hasta la fecha), publicación de la soy en la actualidad su coordinador. En 2005 publique mi novela El tranquilo (Ed. Alhulia), ambientada en los dramáticos años de la guerra civil española. En 2011 publiqué, en colaboración con la escritora Begoña Ramírez, el libro de relatos Lluvia púrpura, donde se recoge parte del trabajo que desarrollé para las tertulia y lecturas en grupo de La casa de la palabras de Nerja (Grupo literario y artístico ya extinguido) así como en la Tertulia Entrelíneas de la misma ciudad malagueña. En este año 2014 obtuve el Premio Fac Quod Agis de narrativa de Segovia por mi relato Simón y cerveza; y el Premio de la Asoc. Al Ándalus de Burgos de narrativa libre, por mi relato Caballo de espadas.
2) ¿Cómo se llama tu nueva novela?
Mi última novela se llama El collar de la memoria.
3) Dinos, lo más resumido que puedas, cuál es el tema central de tu novela, en qué tiempo se desarrolla y qué has querido transmitir con ella.
Unos documentos escritos en aljamía hallados en Úbeda, desvelan una historia personal novelada, escrita por un morisco granadino llamado Rafael Torres (de nombre arábigo-andalusí: Abu Bakr Mustafa ben Yibril Al Isbany). La historia se desarrolla en los años posteriores a la toma de Granada (1492) y concluye en 1511. El personaje principal se traslada con su familia a Almuñécar y tras una serie de acusaciones falsas contra su familia huye a caballo de la ciudad llevando consigo a su amada, Juliana Ulloa, hija del corregidor de la ciudad. Su huida por distintas ciudades de Andalucía (Andújar, Úbeda), de La Mancha (Almagro) y de Castilla (Toledo), llevará a esta pareja a conocer las últimas raíces del sufismo andalusí, por medio de la mística de Úbeda Yehuda.
4) ¿Se ha publicado en papel o en digital? Dinos con qué editoriales y no dudes en poner su página web para que podamos conocerlas.
La novela está publicada en papel por la Editorial Alhuliahttp://www.alhulia.es/web/?slug=product_info&products_id=603, que además la tiene disponible en formato digital.
5) Los autores nos encariñamos con nuestros personajes. Háblanos de ellos y dinos cuál es tu preferido.
Mi personaje preferido quizá sea Antón Tarugo, un niño toledano huérfano que Rafael Torres, el Morisco, encuentra en una calleja de la judería toledana y que acaba siendo su asistente personal y su gran amigo, Luego lo renombrará como Antón de Toledo. En él he querido dejar, como un guiño, mi humilde homenaje a la novela picaresca.
6) Las ideas surgen como chispas, a veces nos vienen cuando menos nos lo esperamos. ¿De dónde partió la idea de escribir esta historia?
Al Ándalus empezó a ser para mí una suerte de obsesión por reencontrarme con mis raíces. Leí el libro de Ignacio Olagüe La revolución Islámica en Occidente, publicado primero en Francia con el título Los árabes jamás invadieron España, dejándome una idea muy distinta y reveladora que contrastaba con aquella historiografía de mitos y reconquistas aprendida en la escuela. Luego vinieron muchos más libros de historia y novelas sobre Al Ándalus, hasta que me atreví a escribir mi propia novela sobre aquella parte de nuestra historia. De ahí el título de “Collar”, tan andalusí (también como colección de relatos sobre Al Ándalus que aparecen a lo largo del texto), y “de la memoria”, tan relacionado con la historia, que aunque tergiversada, nunca puede ser extinguida del inconsciente de los pueblos.
7) La novela histórica es un trabajo muy arduo. ¿Cuánto tiempo te llevó documentarte y recopilar todos los datos suficientes para desarrollarla?
Para escribir esta obra estuve más de un año, aunque las lecturas de documentación y decantación de la historia andalusí, incluida la lengua árabe y del Islam, las había empezado varios años atrás.
8) ¿Qué fue lo más anecdótico que te encontraste en esta documentación?
Una anécdota que leí durante mis trabajos de documentación fue que el rey de Francia, en sus misivas diplomáticas al emir de Al Andalus, Muhammad I, lo tratara como regis hispaniae, es decir: Rey de España.
9) ¿Por qué crees que esta novela merece ser leída?
Me gustaría que mi novela El collar de la memoria se leyera con una doble finalidad: la de entretener, trasladando al lector con sus personajes y sus escenarios a aquellos años duros pero hermosos; y, además, si se diera el caso, la de aprender algo más de nuestra historia, para que nos ayude a conocer mejor nuestro presente.
10) Déjanos abrir boca. ¿Nos permites leer un trocito de ella?
Del capítulo titulado El salvador.
Ya divisaba la puerta del convento en la plazuela Frailes de la Victoria, cuando oí las campanadas del ángelus. Un monje joven me recibió sin mediar palabra haciéndome señales para que lo siguiera. Supe luego que era sordomudo. Entramos en un recoleto huerto, adonde había unas higueras cargadas de fruto, y unos parterres recién labrados donde crecían los rosales. En seguida entramos al refectorio, tan sobrio como parecía el resto de dependencias. El convento, levantado sobre terreno cedido, no era sino obra sencilla, transitoria, pues en el futuro se proyectaba un edificio más sólido y definitivo. Allí me esperaba Juliana, que departía con el prior, un fraile de luengas y grisáceas barbas, bajo de estatura y de mirada distraída. Pero sólo en apariencia, pues pronto descubrí cuán al corriente andaba de todo.
–Buenos rasgos ostenta el caballero para nuestro Salvador, yo diría que semitas –dijo el prior con cierto acento extranjero esbozando una sonrisa.
–No sé cuáles serán esos rasgos semitas –dije–, pero creo que los míos no son sino andaluces, que al serlo son ibéricos, latinos, bereberes, árabes hasta godos; pudiendo incluir, si gusta su reverencia, el perfil de los semitas.
–Cierto, joven. La mezcla de razas parece cosa común en estas tierras.
–Es tan inevitable como el amor y yo diría que tan deseable, pues a eso nos conminó Jesús al decirnos: amaos los unos a los otros.
El viejo fraile se tragó la respuesta; puso sus ojos de despistado en la puerta del patio y, excusándose con asuntos de capilla, nos dejó solos delante de los caballetes, los oleos, las linazas, los barnices… que exhalaban en el aire un olor soporífero.




viernes, 20 de diciembre de 2013

Mijaíl Bulgákov
                                                               






                                              
Como ocurre tristemente demasiado a menudo  muchos autores son víctimas del olvido intencionado.
Sus obras son poco o nada conocidas porque en su momento criticaban la situación de su país y por tanto resultaban incómodas .Todos sabemos que se puede inducir la tendencia hacia un determinado tipo de cine, literatura y arte en general a través del abrigo o el olvido de las instituciones. Todos los regímenes políticos tienen su intelectualidad de cabecera. Que garantiza el grado de ilustración de los mandatarios. Sin embargo, son siempre mal vistas las opiniones críticas o disonantes. Bulgákov es un ejemplo más dentro de ese grupo de autores intencionadamente olvidados.
Descubrimos al acercarnos a su obra a un autor con una enorme capacidad de provocar la risa con sus inteligentes escritos al tiempo que realiza una crítica a la situación que se vive en esos momentos en su país, que nos es otra que la Rusia comunista. Sus personajes, son seres atrapados por unas circunstancias que demarcan sus vidas paso a paso sin lugar apenas para la decisión propia. Un estado asfixiante y cooperativo que anula al tiempo que ayuda a sus ciudadanos. En Los Huevos Fatales, una excelente novela corta, Bulgákov nos narra la historia de un eminente investigador, cultísimo y solitario, al que su propia esposa ha abandonado y que vive en la sola compañía de su criada. Su propia exquisitez le han convertido en un ser aislado e incomprendido pues solo vive para servir a la ciencia a la cual cree representar. Es un ser efectivamente ilustrado frente a una masa adoctrinada y embrutecida que no ve más allá de su realidad más inmediata. Y que después de muchos avatares nos conducirá hasta un trágico final.
Pero sin duda la obra más importante de Bulgákov es El maestro Y Margarita, en la que el autor despliega un enorme abanico de posibilidades literarias y en la que describe una vez más una sociedad perdida en su propia burocracia.
En la que el individuo no tiene cabida y queda absorbido y anulado por la masa, el grupo compacto, que se deja arrastrar. Por eso sus personajes terminan por enloquecer o son tomados por locos. La salida es la imaginación, sobrevolar como hace Margarita, la realidad. El Maestro y Margarita tiene tintes biográficos y eso le da quizá esa carga de emotividad que tiene toda obra en la que el autor retrata algo de su propia vida.
Todo es cuestionado, porque donde está el límite entre lo que vemos y lo que es fruto de lo que nos inducen a ver.
La derrota está presente porque los personajes a duras penas pueden luchar contra su destino pero al mismo tiempo es posible la esperanza, porque somos dueños de lo que soñamos o ¿no?
La lectura de El maestro y Margarita resulta a veces desconcertante y retadora. La realidad es algo quebradizo y frágil, manipulable y cambiante que puede tornarse en cualquier momento.


                                                        Begoña Ramírez Joya

                                                Diciembre de 2013

lunes, 7 de octubre de 2013

Suite francesa

Nada hace sospechar que detrás de este titulo tan aparentemente musical y ligero se desgrana lo que fue la invasión de Francia durante la 2ª Guerra mundial por las tropas alemanas.
De esta autora ya conocía El baile, una novela corta en la que se
aprecian los rasgos narrativos de esta excelente autora. Dotada de una sensibilidad exquisita y profunda, llega hasta el alma misma de sus personajes, caracterizados siempre por la lucha (bien explícita o bien soterrada) de sus propias contradicciones. No hay “buenos” y “malos” sino personajes arrastrados por la fuerza de sus convicciones, de los rasgos de su propio carácter y de aquello que marca la cultura a la cual pertenecemos. Así a veces somos víctimas y otras verdugos.
A través de una prosa con claros tintes poéticos nos vamos adentrando en una Francia ocupada, pero que pudiera ser cualquier país y casi me atrevería a decir que cualquier época. Porque los conflictos humanos que se desgranan página a página son los  universales: luchas de poder, la eterna por la posesión del dinero, la lucha de clases, en la que los propios proletarios establecen diferencias entre ellos mismos.
Nada escapa a esta mirada penetrante como una aguja, aguda y sensible, que se niega a caer en el cinismo .Sus páginas rondan a veces un sutil sarcasmo en el que vemos a los personajes como si ellos se miraran en un espejo en el que son incapaces de reconocer sus propios errores. Y por encima de todo esa hipocresía, envuelta en una educación refinada y fría como el hielo, que sólo aspira a mantener la apariencia. Sobre todo y por encima de todo ese eterno qué dirán, que no descansa  ni en medio de un conflicto de tales dimensiones. Porque aunque esta pluma tan etéreamente llevada, tan sutil, y certera nos haga olvidar por momentos el telón de fondo, la Guerra mundial, ésta siempre está omnipresente.
La inocencia, la ternura, el amor, el miedo, el orgullo, la  derrota; todo un repaso a la condición humana, en cuyo interior parecen descansar compartiendo espacio  el lobo y el cordero.
                                                                                 Begoña Ramírez Joya


jueves, 8 de agosto de 2013

El sueño eterno

                     
                                   El sueño eterno

                                         de Raymond Chandler
                                                                          

                                                                                      
Reconozco que La novela negra no es mi fuerte. Sin embargo , cuando te gusta leer empiezas y terminas acercándote a todos los géneros literarios y al final te das cuenta de que , cuando se trata de un buen libro , en realidad da un poco igual el género en el que queramos incluirlo. Esto lo he vuelto a descubrir tras la lectura de El Sueño Eterno de Raymond Chandler. Los ingredientes de la novela negra suelen ser siempre los mismos, policías más o menos corruptos, mafiosos de diversa índole, chica/s en problemas, mujeres de dudosa reputación, investigador privado (que ejerce el papel de justiciero impasible pero con ética, una especie de superhombre que no se deja quemar del todo por el fuego de la perdición pero que está en continuo contacto con él , lo que le ha dotado de una imperturbabilidad con resquicios de ética bien posicionados).Aunque claro está , los ingredientes pueden cambiar más menos dependiendo como siempre del autor. 
Encuentro en esta primera etapa de la novela negra , esa frescura que no se ha vendido aún a los imperativos del mercantilismo editorial, que todavía no campa a sus anchas como lo hace en la actualidad y que bien podría convertirse en un protagonista más de futuras creaciones, al fin y al cabo una nueva mafia. A salvo aún de ese mercantilismo , esta primera etapa del género goza aún de principios , si se quiere podríamos decir que cuasi caballerescos. El detective reencarna esos principios que él mismo ve desmoronarse a su alrededor en políticos, jueces , policía y altas esferas de la sociedad y apunta certeramente hacia esa podredumbre de las capas altas, tan habitualmente bien tapada por el poder del dinero.
Durante una época este género literario fue bandera de un determinado posicionamiento político, en el que todo lo que olía a poder estaba condenado a terminar oliendo mal, con lo cual al final terminaron envenenados con su propio antídoto.
Es difícil no quemarse cuando nos acercamos demasiado al fuego.
En la actualidad este género ha sido relevado, en mi opinión, por un subgénero un poco Gore que pone doble ración de todo y que confunde a mi modo de ver cantidad con calidad (más asesinatos, más morbo, más sexo, más drogas, más……) y que termina por embotar como toda comida demasiado copiosa.
No faltan en esta primera época los destellos poéticos “el otoño era aún demasiado joven para que lloviese de aquella manera”
“Era una mañana tersa, y había en el aire el vigor suficiente para lograr que la vida pareciera sencilla y agradable si no tenías demasiadas cosas en al cabeza”, que dibujan el perfil psicológico del protagonista indiscutible. En mi opinión una gran novela que no renuncia a ninguno de los recursos que la literatura brinda al escritor cuando este es capaz de saber utilizarlos con el debido acierto.

                                                                                                                                                       Begoña R.Joya                                                                                                                                                                                                 Agosto 2013




martes, 28 de mayo de 2013

Presentación de LLuvia Púrpura en Málaga
El hogar de las palabras: LLUVIA PÚRPURA (2011), DE BEGOÑA RAMÍREZ Y FRANCISCO JAVIER MARTÍN....
elhogardelaspalabras.blogspot.com

sábado, 25 de mayo de 2013

Tertulia Fénix

Tertulia Fénix (Nerja)


Nos reunimos todos los viernes en la Centro de usos múltiples Clara Campoamor en la Sala nº11, a partir de las nueve de la noche para compartir lo que escribimos a partir de temas que proponemos semana a semana .

Los temas para este viernes 31 de mayo son:

- Del dicho al hecho hay mucho trecho



- Reenvía

- La aparición