Páginas vistas en total

domingo, 4 de noviembre de 2012

Una Ceremonia Inacabada





Leandro iba por el camino con la cabeza gacha y sumido en sus pensamientos. El otoño le intentaba entrar a través de la sotana mientras él iba crujiendo las hojas de los árboles que a su paso de alguna manera se habían independizado. El día era fresco y su vestimenta de poco abrigo por lo que los brazos se cerraban junto a su pecho. ¿Se cubría del frío o protegía su corazón? Las ideas saltaban en su cabeza yendo y volviendo repetidamente sin que él pudiera controlarlas. ¿Por qué había actuado así? El complejo de culpa no le dejaba contemplar la belleza del paisaje otoñal, pero ¿Para qué hace falta un sentimiento sobre el pasado si este no lo podemos cambiar? ¿Por qué se sentía culpable precisamente cuando había hecho lo que creía debía hacer? ¿Por qué no contentaba a los demás? ¡Como si se pudiera contentar a todo el mundo! O como si fueran más importantes las opiniones de los demás que las de él mismo.
Las ideas, los recuerdos, emociones y hojas secas se entremezclaban en una red de sonidos diferentes formando su propia sinfonía. 
Recordaba el templo, las imágenes, la gente mirándole y él, salir corriendo ante la mirada atónita de todos los feligreses.
La gente llenaba aquel día la iglesia por ser la ceremonia de las confirmaciones. Quien no tenía un familiar, tenía un vecino o un amigo. En el pueblo pocas distracciones hay y lógicamente había que aprovecharlas. Leandro se encontraba algo nervioso pues los preparativos y charlas con los muchachos y familia le habían movido muchas ideas y dudas personales. Cuando el obispo hizo su entrada la tensión fue aún mayor pues no le caía bien y se le revolvían las tripas al pensar que tenía que agasajarlo como un gran personaje cuando pensaba que era prepotente, déspota y avaro. Este era el representante de la iglesia que venía a confirmar. ¿Qué era capaz de confirmar? Leandro tenía que dirigir la ceremonia para sus feligreses pero le costaba trabajo ponerse en movimiento para ella.
La salida de la sacristía de los dos sacerdotes fue seguida con gran atención por todos los presentes. Leandro como cura párroco hizo la introducción presentando al obispo y a los que iban a ser confirmados, así como la ceremonia que se iba a celebrar.
 Cuando el obispo se dirigió a los jóvenes el silencio era patente. Ellos se encontraban expectantes y emocionados puestos en pie como les había indicado antes con un gesto.
El obispo con voz fuerte dijo:
¿Creéis en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?
Y ellos contestaron "Sí creo" mientras Leandro escuchaba intranquilo.
¿Creéis en la santa iglesia católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de los muertos, y en la vida eterna?
Todos respondieron al unísono "Sí creo" pero Leandro sintió que algo se movía en su interior.
La ceremonia seguía con creciente malestar de Leandro pues se preguntaba si él realmente creía o quería creer para no tener problemas. La mirada puesta en el suelo para que nadie descubriera su pensamiento.
De repente la voz se dirigió hacia él:
Y vosotros, padres, padrinos y fieles de esta comunidad, ¿asentís con estos confirmados, reconociendo que esta es nuestra fe?
Sin saber que su voz salía de su cuerpo y que era escuchada por todos los asistentes respondió casi en un grito
"No. No creo en nada de eso"
Un clamor general lo despertó de lo que creía eran pensamientos internos y al ver todas las miradas dirigirse hacia él salió corriendo de la iglesia dejando al obispo, confirmados y  resto de la gente conmocionados.
Pasados unos minutos, el murmullo y clamor no dejaba espacio para continuar con la ceremonia ¿cómo se podía hacer esta, si el preparador y representante se había marchado desautorizando dicha confirmación?
¿Por qué tuvo que esperar tanto? o ¿por qué no pudo terminar la ceremonia? porque sencillamente estuvo estirando su conciencia hasta que esta se rompió.
Leandro sigue caminando entre los árboles rojizos, amarillos, marrones y verdosos que se encuentran bordeando el sendero y que él no sabe a donde lo lleva.

                                                                                Lola 2/11/2012









No hay comentarios:

Publicar un comentario